Una manera de conectar exterior e interior a través de arte.


Es momento de volver a valorar el vitraux como componente de la arquitectura moderna. Hoy en dia , su uso como parte de la fachada de un edificio está casi exclusivamente reducido a edificios religiosos. Por supuesto hay excepciones (escasas). Creemos que es necesario evaluar su uso como una opción (y muy importante) en la paleta de materiales del arquitecto a la hora de diseñar una fachada o un lucernario. Es un modo de alto valor cultural de conectar interior y exterior a través de arte.